Piel y Cuero

Piel y cuero
Piel y cuero

Habría que remontarse a épocas muy primitivas de la vida de la Humanidad para encontrar el origen de la utilización de las pieles animales como forma de satisfacer las necesidades materiales de los hombres; necesidades que si en un principio se redujeron al vestido, el calzado y algunos recipientes, se extendieron después a lo largo de la Historia, convirtiéndose la piel en el soporte material de vivienda, escritura, etc. Pero, dadas las características especiales y la naturaleza orgánica de la piel, no han llegado hasta nosotros sino escasas muestras de estos productos realizados por nuestros antepasados, a diferencia de lo que ha ocurrido con piezas realizadas en otros materiales, como la piedra o el metal. 

Con el tiempo, el proceso técnico de manipulación de la piel se ha ido perfeccionando, hasta tal punto que ha llegado a industrializarse casi en su totalidad, desde la curtición de las pieles mediante sistemas químicos complejos hasta la misma elaboración y acabado de los objetos.

Por otra parte, la piel, debido a su durabilidad, elasticidad, manejabilidad, flexibilidad y prestancia, se ha convertido actualmente en material indispensable e irremplazable de muchos objetos de uso personal, e incluso se ha observado en los últimos años una recuperación a nivel popular de los productos de piel. Como es lógico, en cada país tienen preferencia los cueros de los animales más frecuentes y peculiares, aunque, dada la diversidad de la demanda, se utilizan todo tipo de pieles, desde las de mamíferos, reptiles (cocodrilo, serpiente, lagarto) y aves (avestruz, dorma, casuario) hasta incluso las de peces como la raya y el tiburón. 

Además de la diversidad de pieles que pueden utilizarse, es también amplio y diverso el campo de arte y los trabajos que pueden realizarse con este material, ya que, aparte de la curtición –proceso previo a cualquier de la  manipulación  de piel-, existe una gran variedad de trabajos y especialidades, clasificados según los objetos producidos o la técnica empleada para trabajar el cuero. 

Cabe, así, hablar de la marroquineríatambién llamada estuchería– que consiste en la elaboración de artículos de tamaño reducido, como carteras, pitilleras, estuches, etc., con cueros ligeros de mamíferos o reptiles pequeños, actividad que ha seguido un rápido proceso de industrialización en los últimos años; de la guarnicionería y talabartería, trabajos que abastecen de correajes, sillas y demás aparejos a los animales de carga, tiro y montura. Estas últimas especialidades se encuentran actualmente en franca regresión en la mayoría de los paises, debido a la mecanización de las labores agrícolas con la consiguiente sustitución de la tracción animal por la mecánica; sin embargo, siguen existiendo talleres especializados en estas actividades, que enfocan su producción a los objetos relacionados con la caza y la equitación.

En cuanto a la zapatería, a pesar de haber desaparecido prácticamente el trabajo artesanal en esta especialidad, se siguen aun realizando a mano algunas piezas como las botas camperas y determinados tipos de sandalias.

Por ultimo, habria que mencionar, entre los trabajos de la piel, el de la botería -elaboración de “botas” y “pellejos” para contener y transportar el vino-, especialidad que, sin bien está cayendo en desuso, mantiene aún una saneada demanda.

Por supuesto habría que hablar de otros trabajos relacionados con  la piel como la elaboración de maletas, baules, tapicerías, alfombras, sombreros, etc, en la actualidad altamente industrializados. (No se hace referencia en este módulo a la peletería, por ser una especialidad que no entra claramente en el ámbito de la artesanía).

Por lo que respecta a las diferentes técnicas de manipulado de la piel, son múltiples las trabajos artísticos creativos que en ella pueden realizarse: cincelado, martilleado, calado, policromado, etc., pero podría destacarse por su originalidad el guadamecil, cuero repujado y policromado de gran plasticidad realizado en España, y cuyo origen se remonta a la dominación musulmana de la Península.

Oficios elaborados con PIEL Y CUERO:

  • Curtiduría.Certificados Calidad Artesana
  • Elaboración de botas.
  • Elaboración de cordobán y guadamecil.
  • Elaboración de fuelles.
  • Elaboración de odres.
  • Elaboración y reparación de calzado.
  • Guantería.
  • Guarnicionería y Talabartería.
  • Marroquinería.
  • Repujado de cuero.